Una experiencia a través de otros ojos

La mañana del 19 de septiembre de 1985 fue una mañana que cambió la vida de miles de mexicanos. Empezó como una mañana cualquiera y se convirtió en el peor caos que México conocía. El miedo se apoderó de todos, la muerte se sentía demasiado cerca y la perdida era una compañera. Los mexicanos se tuvieron que organizar solos para limpiar aquel desastre y otros no podían hacer nada apoderados de la tristeza y el pánico. Aquella mañana es un sello que ningún mexicano se podrá quitar.

Yo no estaba en este mundo todavía pero se perfecto lo que pasó, así como toda la gente que vivía en una zona ajena al centro de la Ciudad de México. Aún antes de escuchar la narración de Jacobo Zabludovsky, ya sabíamos lo que había pasado pero no con tanta claridad. Es una narración extraordinaria, es una clase para todos los periodistas. Habla con excelente fluidez y claridad aún cuando esta viendo ante sus ojos unas imágenes que cambian muy violentamente a medida que va avanzando en su recorrido por la ciudad. Aún cuando está viendo tanta muerte y tristeza su tono de voz no cambia. Hace una perfecta imagen de lo que esta pasando ante sus ojos que permite al auditorio hacerla también. Me puedo imaginar a la gente que escuchó esa transmisión en vivo con ansiedad de saber lo que pasó en su ciudad.

Como entes mencionado me parece maravillosa la manera en que nunca se queda sin palabras pero tiene las indicadas para describir aquel horrible paisaje porque no es fácil encontrar las palabras en un momento así cuando mucha gente se quedaría paralizada ante aquel horror. A su vez, aquella narración dramática viene cargada de emociones, la de la espera de la gente, el pánico, la esperanza y la pérdida que mucha gente experimentó esa mañana. Y además de ser un documento periodístico es un muy importante documento histórico de la peor tragedia que ha sufrido México.

Esta narración permitió a los mexicanos ver lo que estaba pasando por medio de los ojos de Zabludovsky. Todos los que no estaban ahí pudieron ver por medio de él. Me impresiona que después de una tragedia así y ver por su familia o ir directo a la oficina, él se sintió obligado, como un buen reportero, a decirle a la gente lo que estaba sucediendo salió de su casa a ver lo que le había pasado a todos los mexicanos, a ver que le había pasado a los demás. Otra cosa que es digna de reconocer es que nunca deja de hablar, nunca deja de decir lo que está pasando pero en algunas partes se reconoce en su voz la triseza que enfrentó como por ejemplo al ver Televisa derrumbado.

En conclusión, me da gusto haber escuchado esto, porque ahora sé lo que realmente pasó. Hoy a gente se puede seguir imaginando a aquel México destruido aunque no estemos ahí. Es algo a lo que hoy, la gente voltea para recordar la magnitud de aquel evento que es digno de reconocer. Es algo que sigue impactando a gente como nosotros los jóvenes que no estuvimos para ver aquella tragedia pero la podemos ver a través de esta narración. Fue una mañana donde se descubrió mucha tristeza y desesperación, ni se diga muerte. Algo que espero que nunca se vuelva a repetir ya que si en esa época el gobierno no respondió y no supo como responder, hoy quien sabe además de la tragedia, todo lo que pasaría.

Una respuesta a “Una experiencia a través de otros ojos

  1. Me parece muy acertada la narrativa de dicho articulo ya que a pesar de que es informativo me deja pensando en aquel dia lejano que cambio la vida de miles. La redaccion es muy buena y me el lenguaje que la autora utilizo, ya que es simple y acertado a la vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s